Inicio / Noticias / Por nuestros compañeros caídos, esta minga no se rinde carajo

Por nuestros compañeros caídos, esta minga no se rinde carajo

La Minga Social es unidad, es tejido, es intercambio y es la fuerza con que desde comunidades y pueblos cotidianamente construimos el buen vivir en nuestros espacios de vida. Trabajamos, bailamos, deliberamos y luchamos en colectivo, desarrollando formas de vida que parten de nuestra ancestralidad y nuestra cultura y se convierten en alternativas para los diferentes pueblos y comunidades que componen la humanidad en nuestra madre tierra. Este gobierno, como los pasados desconoce este hecho, porque saben que nuestras victorias contrarrestan sus intereses sobre los territorios que para ellos son fuente de enriquecimiento.

En esta Minga Social por la Defensa de la Vida, el Territorio, la Democracia, la Justicia y la Paz, recogemos las necesidades más sentidas del país y buscamos soluciones a las demandas legítimas de amplios sectores sociales, que incluyen preocupaciones sobre la violencia sistemática en contra de personas líderes sociales, defensores de Derechos Humanos y comunidades en los territorios, el derecho a acceder a tierras fértiles para su aprovechamiento y protección y a decidir sobre proyectos extractivos y otras actividades en nuestros territorios, el respeto por la autonomía de los pueblos y comunidades indígenas, afro descendientes y campesinos, la paz con justicia social y el cumplimiento de los acuerdos de Paz, así como una larga lista de acuerdos históricos entre el Estado Colombiano y los movimientos sociales que no han sido cumplidos por sucesivos gobiernos. En especial este último del presidente Iván Duque, a quien hemos convocado en múltiples ocasiones desde su posesión, hasta el día de hoy sin ninguna respuesta satisfactoria. Mínimos son los avances que hemos tenido desde el 10 de marzo que comenzó esta minga y pocos los resultados de los espacios de diálogo.

En este contexto denunciamos a la opinión pública nacional e internacional, a organizaciones sociales y defensoras de los Derechos Humanos, nuestra preocupación frente la Fuerza Pública del Estado Colombiano que sistemáticamente ha utilizado la fuerza desproporcionada y extra limitada contra los miles de mingueros que hoy nos movilizamos.

Nos preocupa especialmente el tratamiento de las fuerzas de seguridad que disparan proyectiles de armas no letales con usos letales lanzados directamente en contra de la humanidad de los manifestantes, así como el uso de armas no convencionales y armas letales, incluyendo armas de fuego que ponen en peligro la vida de los manifestantes mingueros, en contra de la normatividad nacional e internacional. Se le responsabiliza al presidente Iván Duque por su arrogancia de no dar la cara al sur occidente colombiano y dejar agravar la situación.

Denunciamos que en los 25 días que llevan movilizadas las comunidades indígenas, campesinas y afro descendientes por la reclamación de nuestros derechos, en medio del uso desproporcionado y extralimitado de la fuerza por parte de fuerzas combinadas del Escuadrón Móvil Anti Disturbios (ESMAD) y el Escuadrón Móvil de Carabineros (EMCAR) de la Policía Nacional y el Ejército Nacional han resultado heridos 88 mingueros. De estos 4 menores de edad, y algunos de gravedad que fueron remitidos a hospitales de tercer nivel, comprobando el uso de armas de fuego por parte de la Fuerza Pública en 13 casos críticos. Entre los heridos también se encuentra un miembro de la Red de Derechos Humanos “Francisco Isaías Cifuentes” quien cumplía su ejercicio de verificación y monitoreo de derechos humanos y 10 muertos por diferentes circunstancias en el marco de la minga. Al igual que los constantes hostigamientos a misiones médicas, a los Defensores de Derechos Humanos y a comunicadores sociales.

Las fuerzas combinadas del ESMAD y el EMCAR de la Policía Nacional y el Ejército colombiano han atacado en distintos puntos a la concentración indígena, así como a los campesinos concentrados en los sitios El Cairo y El Túnel, Municipio de Cajibío, ocasionándole la muerte al comunero Indígena Deiner Caferino Yunda Camayo de 19 años de edad, del resguardo de Jebalá, Municipio de Totoró, el día 2 de abril de 2019 a más de 500 metros de distancia de la vía Panamericana y rechazamos el trato militar e las comunidades negras que se movilizan entre Santander de Quilichao y Suarez donde tienen capturadas a cuatro mujeres de la guardia cimarrona

También se han registrado desalojos y amedrentamientos a los sitios de concentración de nuestras comunidades en la vereda El Carmen, resguardo La Gaitana, municipio de Inzá, zona Tierradentro; Patico, municipio de Puracé y diferentes puntos de concentración en el corredor entre Morales y Suarez, estos últimos con presencia de comunidades pertenecientes al pueblo Afro. Las comunidades se mantienen en minga y en resistencia ante las arremetidas de la fuerza pública, agregando puntos de movilización a lo largo del país a este ejercicio de protesta social, tal como son las comunidades y organizaciones que se han concentrado en el sector de la Delfina, municipio de Dagua en el Valle del Cauca, haciendo de esta una movilización nacional.

Los ataques a los campamentos en el municipio de Morales el día 3 de abril de 2019 han sido realizados cuando los mingueros y mingueras concentrados se encontraban pacíficamente desayunando en horas de la madrugada dentro del territorio del cabildo Uka’ wesx fxiew, donde se encuentran niños y adultos mayores en las carpas, en el momento en que se estaban efectuando jornadas pedagógicas sobre el respeto a misiones médicas y humanitarias. Los campamentos han sido atacados y sucesivamente quemados por parte del ESMAD, causando la destrucción total y envenenamiento de los alimentos, sustrajeron ollas, motocicletas, comida y otras posesiones.

Por último denunciamos lo sucedido el día de hoy 3 de abril, en que se realizaron varias manifestaciones violentas en la ciudad de Popayán contra las sedes del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), la IPS Minga, la EPS de la Asociación Indígena del Cauca (AIC) y del Comité de Integración del Macizo Colombiano (CIMA), atacadas con piedras y con propósito de incinerarlas, según denuncian los mismos manifestantes que recibieron hasta 10 mil pesos para perpetrar estos actos.

Ante este número significativo de hechos de violación sistemática a los Derechos Humanos desde el comienzo de la Minga Social por la Defensa de la Vida, el Territorio, la Democracia, la Justicia y la Paz, a los diferentes organismos garantes y acompañantes, MAPP – OEA, la Oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, La Misión de Verificación de Naciones Unidas, a Human Rights Watch, Pax Christi, al colectivo de abogados Jose Alvear Restrepo y demás organizaciones defensoras de derechos Humanos les urgimos:

  1. Que realicen pronunciamientos públicos sobre lo sucedido hasta el momento en materia de DDHH.
  2. Que insten al gobierno a mantener el diálogo y no utilizar la fuerza contra la minga.
  3. Que insten al gobierno nacional a que dé cumplimiento a los acuerdos históricos pactados entre gobierno y organizaciones sociales y étnicas.
  4. Colaborar en la investigación para la toma de las medidas legales y disciplinarias apropiadas contra los agentes del estado acusados de abusos durante el transcurso de la Minga.
  5. Que se crea una Mesa internacional de Garantías, en la que envíen una misión de verificación y observación permanente en materia de DDHH en el marco de la Minga.
  6. Solicitamos la no juducializacion de los mingueros detenidos y sindicados por la fuerza publica, en el sentido de que se esta ejerciendo a la protesta social pacifica.

Por nuestra parte seguiremos esperando respuestas por parte del gobierno nacional al tiempo que anunciamos que la minga fortalecerá las guardias indígenas, cimarronas y campesinas y las diferentes formas de gobierno comunitario que hemos venido adelantando como alternativa al modelo imperante, los procesos de Liberación de la madre tierra que venimos adelantando desde años atrás, así como el hermanamiento con los sectores sociales, los pueblos campesinos, afros, y los más de 102 pueblos indígenas de Colombia, quienes han venido sumándose en apoyo a nuestra gran minga.

Seguiremos resistiendo el tiempo que sea necesario hasta que el presidente venga a escucharnos en persona, pues es él con su intransigencia el que está violentando los derechos de terceros y es él el directo responsable de los números heridos y muertos que hoy cuentan con dolor nuestros pueblos.

Mientras no se apague el sol, la minga no se rinde.

Atentamente,

Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC)

Consejo Regional indígena de Caldas (CRIDEC)

Consejo Regional Indígena del Huila (CRIHU)

Comité de Integración social del Macizo Colombiano (CIMA)

Coordinador Nacional Agrario (CNA)

Proceso de Unidad Popular del Sur Occidente Colombiano (PUPSOC)

Coordinación Social y Política Marcha Patriótica

Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca (ACONC)

Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro)

Organización Regional Indígena del Valle del Cauca (ORIVAC)

Asociación de Cabildos Indígenas del Valle del Cauca (ACIVA)

Procesos de comunidades Negras (PCN)

 

La entrada Por nuestros compañeros caídos, esta minga no se rinde carajo se publicó primero en Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC.

Comunicados de prensa – Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC

Deja un comentario